Noticias de los expertos

Inculcar buenos hábitos de alimentación: obstáculos y recomendaciones

Los buenos hábitos de alimentación tienen impacto el resto de nuestra vida, está comprobado científicamente que los alimentos son mejor aprovechados por el organismo cuando los recibimos en compañía de otras personas, dentro de un ambiente cálido y armonioso. Establecer estos hábitos en nuestros hijos favorecerá  su sano desarrollo. Te presento algunos obstáculos y recomendaciones que te pueden ayudar:

  • La salud: ante cualquier dificultad  de alimentación que presenten nuestros hijos, es primordial descartar un problema de salud,  como alteraciones en el tracto digestivo, por mencionar alguno,  que  pueden ocasionar molestias, dolor e incluso incapacidad para comer.  El médico es el más indicado para monitorear su talla, peso, rendimiento y condición general. Consúltalo periódicamente. Solo atendido esto,  podemos   enfocarnos a atender un problema de educación, emocional o de comportamiento.
  • La prisa: un gran adversario de la buena educación, en  nuestro tiempo.  El acelerado estilo de vida que llevamos, frecuentemente nos hace  descuidar lo que necesitan nuestros hijos para  adquirir buenos hábitos, descuidar la calidad de los alimentos, el lugar o postura, la hora, etc.  si a esto añadimos que para algunos niños es complicado habituarse a nuevos alimentos y rutinas,  y nuestra desesperación contra el reloj,  podemos provocar situaciones de mucho estrés  que los niños relacionan con la alimentación.  Por lo tanto es importante que te organices para dar tiempo suficiente y las condiciones adecuadas para promover un ambiente de armonía y disfrute a la hora de comer. Recuerda que tus hijos te observan, imitan y aprenden.
  • Herramientas inadecuadas: En pedagogía hay una primicia, “es mejor controlar la situación que al niño”.   Por tanto, es mejor buscar  opciones  que te ayuden,  en el entorno del niño, por ejemplo: adapta para tus hijos un espacio seguro, cómodo y agradable para comer, busca el mobiliario adecuado al tamaño, capacidades, intereses  y necesidades de tu hijo,  así como el biberón, vajilla, cubiertos, vasos etc.…que  sean prácticos, higiénicos, portables y seguros,  que lo motiven y faciliten su alimentación para  disfrutar  la hora de comer. 

Recuerda que compartir la mesa promueve la comunicación y el vínculo.

Psic. L. Patricia Márquez Morán

Mamá y especialista en ciencias de la conducta,

Psicoterapia infantil y psicopedagogía clínica.