Bienvenido a Evenflo®, para Advanced moms ¡Síguenos!  
logo

Noticias de los expertos

La importancia de una sana relación entre comida y amor

Estoy segura de que como mamás hemos escuchado “por ahí”, con diferentes tonos de agobio comentarios como estos… “¿Mi hijo casi no come? ¿Estará comiendo de más? ¿Estará comiendo lo que debe comer? ¿Qué hago si no quiere comer? ¿Qué hago si solo quiere comer un determinado tipo de alimento? ¡0h no, se acerca la hora de comer!”

La alimentación de nuestros hijos, una de las mayores ocupaciones y preocupaciones.

Cierto, y existe una buena razón, hay una estrecha relación entre comida y amor, de entrada porque ambos nutren, cuando alimentamos a alguien, más a nuestra familia, se encuentra implícito el cuidado y la atención. De ahí nuestro interés e importancia por abordar estos temas en apoyo a los pequeños y sus familias.

Vínculos y experiencias que llegan a durar toda la vida

Desde que nuestro bebé está en el vientre sabemos que es alimentado, protegido y atendido por nosotras las madres, más aún cuando nacen, una de las primeras experiencias que tienen los bebés con los padres es su alimentación, lo cual  genera vínculos y experiencias que llegan a durar toda la vida y qué mejor si estas son positivas.

La alimentación incluye mucho más que solo comer

Comemos esencialmente para saciar el hambre, al igual por el gusto de los sabores y texturas tiende a convertirse en el antojo. Se sabe que el paladar se educa y aunque hay alimentos que pueden no ser definitivamente de nuestro agrado, si los comemos de a poco y con cierta frecuencia podemos generar cierta tolerancia y adaptarnos a muchos de ellos, hasta llegar a tomarles gusto. Por otro lado está también  el agrado de la convivencia, la cooperación, los modales…lo cual envuelve toda una experiencia en su alimentación.

Por lo tanto, desde los primeros instantes de vida, nuestro bebé empieza a acumular experiencias y aprendizajes relacionados con su alimentación: mensajes de confianza si ve satisfechas sus necesidades; mensajes de salud, cuando introducen opciones sanas a su cuerpo; mensajes de buenos hábitos, como higiene, horarios, modales; mensajes de autodominio al manejar porciones y tipos de alimentos adecuados; de disfrute, cuando recibe sus alimentos de forma amable, agradable, tranquila, divertida.

Psic. L. Patricia Márquez Morán

Mamá y especialista en ciencias de la conducta, psicoterapia infantil y psicopedagogía clínica.