Noticias de los expertos

Manejando el estrés con los cólicos del bebé

Los cólicos son algo común que afectan al 20% de los infantes, empiezan alrededor de las 2 a 4 semanas de nacidos y pueden aparecer más tarde en el caso de los prematuros. Alrededor de las 6 semanas  llegan a su máximo y pueden permanecer hasta los 4 meses de edad aproximadamente.

Un bebé con cólico llora inconsolablemente por varias horas seguidas, lo cual pudiera ser diariamente y por semanas. Esto es exhaustivo para el bebé y para los padres, estando comprobado que, nadie puede ser un padre eficaz si se siente desesperado o exhausto.

Algunas recomendaciones eficaces para manejar los cólicos:

1. Primero su salud y su seguridad.  Consulta al pediatra, él podrá identificar mejor las posibles causas y soluciones médicas. Por ejemplo, cuando los bebés aún son muy pequeños su sistema digestivo no tiene suficientes enzimas y jugos gástricos para digerir correctamente,  puede ayudar hacerlo repetir antes de comer o frecuentemente mientras come y así evitar que acumule aire. Si la madre fumó o fuma, existe el doble de posibilidades de padecer cólicos, o si la madre está lactando, su dieta puede afectar, a lo que se recomienda reducir el consumo de leche, queso, yogurt, condimentos, cafeína y alcohol, trigo, frutas secas, verduras como brócoli, coliflor,etc.

2.Revisar su biberón  para asegurarse de que no esté contribuyendo a que trague demasiado aire y tenga molestias estomacales. Si el agujero de la mamila (o chupón) es muy pequeño, podría desesperarse y tragar con más ansiedad, si es demasiado grande el líquido saldrá excesivamente. Por eso, algunos biberones están cuidadosamente diseñados con un avanzado sistema en tecnología de ventilación que permite que el aire escape en la botella y no en el bebé.

3.Darse un respiro para conseguir calma interior, nuestros nervios pueden alterar más al bebé, piensa que estas ayudando aunque aún llore. Puede ayudar:

  • Tomar tiempo de descanso, relevarse con alguien para cuidar al bebé.
  • Tomar un tiempo para platicar  con alguien y desahogarse del estrés causado de ese día.
  • Hacer una lista de las actividades diarias y evaluar aquellas que pueden esperar para reducir los detonadores de estrés.
  •  El movimiento como pasear, mecer o columpiar al bebé
  • Ponerle un ruido de fondo, como el de un ventilador o la aspiradora…
  • Luces tenues y voz baja
  •  Abrazarlo en contacto de la piel, en posición vertical
  • Cambiar de ambiente ( habitación, salir o entrar…)
  • Un aroma relajante
  • Darle un baño
  • Música suave

Requiere dedicación y paciencia, pero el bienestar de la familia bien lo vale.